Com que ja hi ha molta maror reivindicalista i revolucionària a la xarxa (i amb tota la raó), hem volgut fer una entrada trencadora i preciosa per agafar una mica d’aire tebi… per continuar endavant amb les reivindicacions i les manifestacions.

Es un text d’en Cebaldo Inawinapi, pertany al poble originari Kuna de Panamá. Els indígenes, tots els indígenes del món veneren la mare terra, perquè ho dóna tot a canvi de no res, la terra és la generositat, és la vida, és el miracle, és la DONA. No cal pensar gaire per descobrir que la dona construeix i l’home destrueix.

Us deixem aquest text, procureu no pensar en res més mentre l’esteu llegint.

Me contaron los poetas y las ancianas de mi tribu – seres que conversan con los animales, los árboles, las flores, con el río y las rocas, el fuego y el viento – que un bello día, el dios de la floresta y de los mares (un dios hermafrodita, bisexual, alegre y erótico) parió a una mujer.

La mujer era dueña y señora de los bienes del universo pero sentía falta de compañía, con quién compartir el olor de las flores?, la sensualidad del agua recorriendo la piel, el sabor de las frutas quemando la boca, la magia del crepúsculo al caer la tarde y el dios bisexual sintiendo pena de ella, parió al hombre para que fuera su amigo, su compañero y amase a aquella que era dueña de los animales del mar, del bosque y de la vida.

Así aprendí el origen de la vida, así fui educado y crecí amando y respetando a esta fuente de la vida, al origen del verbo, de la poesía y las ternuras…la MUJER!

Un día aparecieron en nuestras vidas y en nuestras casas seres diferentes, con discursos confusos y de miedos, hablaban de que solo existía un solo dios, único y verdadero, castigador y nada juguetón, como el mío. Estos señores y una escuela “civilizada” insistían en decirnos que este dios creó primero a un hombre – Adán – y después de su costilla a una mujer – Eva – y que éramos salvajes y paganos…..tenté agarrarme (y continuado a tentar toda mi vida) a mi dios primitivo, bisexual, erótico y juguetón y no entendía como era posible que el hombre -macho- apareciese primero!

Los poetas y profetas de mi tribu – me enseñaron y contaron otra historia que cuando ocurre un eclipse del sol y desaparece, el sol no se esconde, esta a hacer el amor con la luna y la luna es tan fuerte que lo apaga en el momento del orgasmo! y la tierra comienza a limpiarse de maldades, de dolores y tristezas y tenemos los niños y adultos que tomar un buen baño.

Al día siguiente nadie puede ir a la floresta, al monte, ni a las profundidades del mar porque todos los animales de la tierra entran en el gran juego del AMOR…y si alguien los interrumpe o los molesta en sus juegos eróticos pueden provocar daños, enfermedades o tristezas a los habitantes de la tierra. Es el Orgasmo Universal limpiando y purificando el universo! Así aprendí que el respeto y la tolerancia son valores que tenemos que compartir con animales y humanos.

Estos son algunos pensamientos que me habitan y humildemente los quería compartir con Uds. mujeres, amigas y amigos que también creen y luchan por una sociedad y una educación sin discriminación sexual, y de ningún tipo, que creen y luchan por una sociedad sin violencias y más fraterna, que este 8 de marzo continúe a ser un día de ternuras miles, hasta el próximo eclipse y ojalá encerremos estos ciclos de violencias y comencemos uno nuevo, más limpio, más puro, más dulce, como el orgasmo de la fecunda madre-tierra, del fecundo sol y de la bella luna…!

Con mucho respeto y amor,

Cebaldo Inawinapi (miembro de la tribu de los Kuna de Panamá, queriendo ser miembro de una tribu mayor de mujeres y hombres solidarios y fraternos)

Hem obtingut aquest text de la pàgina http://otramerica.com/opinion/8-de-marzo-dia-de-intensas-ternuras/1646